4 jun. 2017

Desafío El Cainejo, Alpinultras 2017. Crónica personal, tras pasar las de Caín.

.
Ay, si me viera el pastor Gregorio Pérez.... Aquí estoy, tirado en el suelo. Empapado y jadeando a las nueve de la noche en Caín de Valdeón, corazón de los Picos de Europa. Aun queda abundante luz en lo alto. Hace quince horas que aquí mismo arrancamos, animados por las gaitas, casi 200 ultreros  Por delante, esperaban seis canales infinitas hasta sumar 52km y sumar 10.200m de subir-bajar.

Escaleras al cielo, literalmente. O al infierno, vaya, según marcharan las fuerzas y el ánimo de cada cual. El mío, ahora, mezcla dolor y satisfacción. Volvimos a Caín 132 dorsales, tal como recogía la crónica, resultados y fotos publicados aquí.  He sido el último de ellos. Pero aquí estoy, ya soy "Cainejo". 






____________________


PICOS DE EUROPA, MONTAÑAS DE VÉRTIGO

Erase una vez unas montañas cortadas a cincel y colgadas sobre el Cantábrico después, de forma tan llamativa que en 1530 el italiano Lucio Martineo Sículo las bautizó como "Rupes Europae", referencia que cuajó con éxito hasta nuestro actual Picos de Europa.


Este macizo calizo se yergue vertiginoso: De la playa al Parque Nacional apenas distan 15km en algunos puntos. Muchos de sus pueblos están enclavados en el fondo de recoletos valles y rodeados por altas cimas, nevadas gran parte del año. Entre ellos destaca Caín de Valdeón, que desde sus 460m, se ve dominado casi 2.200m más arriba por la cima de Torrecerredo, techo de los Picos de Europa con sus 2650m. Y de allí, de la plaza de Caín habíamos salido, dispuestos a enlazar una tras otra seis de las canales infinitas que tan famosas han hecho estas peñas, desde aquella primera ascensión de leyenda, allá por 1904.





Gregorio Pérez era un pastor de cabras, conocido como "El Atreviu" por sus vecinos de Caín. Aceptando este el encargo de Pedro José Pidal, Marqués de Villaviciosa, para guiarle a escalar la cima del Picu Urriellu,  ambos entraron en la leyenda el 5 de Agosto de 1904. Si el marqués lo hizo con alpargatas, Gregorio se izó bien firme con sus pies descalzos, sin más. Conocida su gesta por toda España, se generalizó otro apodo para el ágil pastor. En adelante sería "El Cainejo". 

Pasó el tiempo. Cien años después la memoria del Marqués era honrada en numerosos lugares: Conquistados del Urriellu, miembro del primer Comité Olímpico Español y hasta Comisario General de los Parques Nacionales, creados por su impulso.  Justos homenajes todos, que sin embargo no se prodigaron al líder de aquella cordada, el humilde pastor de la tierra.

Fue su pueblo de Caín, donde en 2015 se quiso honrar al semiolvidado Gregorio creando una gran travesía de alta montaña en su honor. Así nació "Desafío El Cainejo" ofreciendo completar en un día una traza montañera que abarca seis ascensos y descensos vertiginosos entre los refugios, collados y majadas por donde discurrió la vida de tantos pastores y cazadores de esta tierra. Según ITRA, la carrera de montaña más técnica de nuestro país, por delante de su hermana la Travesera de Picos y de la Ultra Canfranc-Canfranc. 




Si ellos lo crearon, nosotros acudimos. Los corremontes enamorados de las pruebas de estilo alpino acudieron de inmediato. Tras aquella primera edición cumplida, la segunda edición se enfrentó a malas condiciones de meteo y al trágico accidente de un voluntario. Al fin, esta tercera edición llegaba de  nuevo con un tiempo estable y reforzada como una de las cuatro carreras del circuito internacional Alpinultras.

En mi caso, llego a Caín al filo de los cincuenta años, casi la misma edad que con que El Cainejo, nacido en 1853, ascendiera el Urriellu. Poco más compartímos. El preparó con mimo su ascensión, esperando la llegada del Marqués y escalando en vísperas del gran día tanto la Torre Santa como la Peña Santa de Enol, dos ascensiones de enorme mérito por sí mismas. En contraste, yo partía mal, muy mal preparado. Más pendiente de compromisos de trabajo que del respeto debido a esta gran ultra, llegaba sin haber entrenado adecuadamente, e incluso en el colmo de la confianza mal entendida, salía con apenas un sobre de gel como alimento en la mochila. Al menos, porteaba sales más que suficientes para la hidratación, así como ropa de abrigo abundante aun para el caso de que el cielo se desplomara sobre nuestras cabezas.

Por delante, los herederos del Cainejo, los hermanos Manuel y Raúl Pérez Néstar luchaban con el campeón de la edición inaugural hasta meta, entrando Manuel, David y Raúl para dejarnos un espectacular record de 7h22, demostrando así que este Desafío se puede resolver en la mitad del tiempo límite fijado al popular. Bueno, si tienes talento y cabeza para ello....

Ya habrán llegado los primeros, pensaba yo al cumplir mis primeras ocho horas en carrera. Ahí seguíamos, superadas las dos primeras cimas sin otra baja que un bastón roto que pude suplir gracias a Fran Peláez tras el primer paso por Caín antes de volver a remontar. La primera cima me vio llegar 45 minutos por delante del plazo, la segunda 55 minutos, esto marcha...

La compañía en esas cuatro primeras canales no pudo ser mejor, con el equipo gallego de Ourense derrochando alegría y compartiendo muchos kilómetros también con amigos como Alex. Al fin, pasado el Mirador del Tombo llegaba el momento de la verdad, tercera ascensión con apenas 13km por delante hasta meta. En la fuente, una mirada atrás: Tras muchos km compartidos, Alex hace bien en dejarlo. Esa lesión del rotuliano que arrastra hubiera podido degenerar mucho en lo que aun queda a meta. ¡Y yo? Pues llevo diez horas, me quedan cinco aun para estos ultimos 13km y me da que se me han ido por delante casi todos los demás. Ummmm....¿bien, no?

Luego sabré que quienes venían por detrás con ganas de seguir peleando fueron ilustrados por los escobas sobre lo improbable de lograrlo. Así pues, arranque esa tercera ascensión ya como ultimo en carrera, sin saberlo. Y menos mal, porque tres horas después, aun penaba por completar esos infames 1.500m de escalera al cielo, con un repecho final donde por primera vez pude ver bajo mí a Blas y Senén, escobas que serían mis ángeles guardianes a meta.

¡Cima! Bueno, quedan dos horas aun, para apenas siete kilómetros y (casi) todo es bajada. Seguro que sobra tiempo, no? Que no.....dale. Bajada al tran-tran con mi dúo suizo en la que damos primero alcance en la canalona a otro corredor, todo un veterano como es Adolfo. Por esa misma veteranía, viendo los tiempos, la parada que hago yo para cambiarme una camiseta no la hace el que sigue adelante. Bien hecho, se ahorrará un final angustioso

Ya llegamos, ya llegamos..ahí mismo está el Cares. ¡Pero no! Una subida final, nueva de este 2017 para poder hacer una entrada mas vistosa a meta, desde el otro lado del pueblo. Aghhhhhh. Por un momento estoy por tirar los bastones o tirarme yo y acabar con esta angustia. Pero mi guardia suiza jura y perjura que aun es posible asi que allá vamos. Diez minutos, ocho, seis, cuatro...ya corremos cuesta abajo. Tres minutos, estamos llegando al pueblo. Dos. Uno...¡META!

No me lo puedo creer, apenas son seis los segundos que le he ganado al tope de cierre. Agotado por ese infame arreón final, apenas me queda fuerza para saludar a los demás corredores, al público y al equipo de organización (Rubén, Marino, Angel y tantos más) su paciencia y sus ánimos antes de dejarme caer al suelo. Quizá, allá en lo alto, Gregorio sonría al ver este Cainejo de hoy día. Tan torpe, tan lento, comparado con lo que fuera el. Y tendrá razón...pero a mí, me gusta tambien pensar que algunas gotas de aquella sangre suya, del "Atreviu" corren aun hoy por nuestras venas, como para oírle susurrar: Bravo chaval: Ser ultrero, un orgullo. Ser Cainejo, un título :) 

Aquí podeis ver la galería de fotos de carrera que fui haciendo, de salida a meta. 





____________________________

CRÓNICAS, VIDEOS Y RUTAS DE MONTAÑA 
_________________________
Info redactada por Mayayo Oxígeno para Blog personal Mayayo

8 comentarios:

Tricas dijo...

Enhorabuena!!! Has superado la marca del gran Tony en la Canfranc-Canfranc del año pasado. Ajustando lo máximo posible al cierre.

Enrique Cea dijo...

Bueno finisher del Cainejo no lobes cualquiera. Muy orgulloso debes de estar.

Contador de Kilometros dijo...

Lo viví en persona. Doy fe como buen notario de lo aquí contado. Felicidades Sergio.

Rotten HD dijo...

La leche Sergio. El Cainejo, palabras mayores. Felicidades por ser finisher...tu trabajo que costo.

mayayo oxigeno dijo...

Gracias Tricas. Manda h..... si me lo cuentan, no me lo creo :)

mayayo oxigeno dijo...

Por supuesto, Enrique. Estoy muy orgulloso, porque lo fácil en unos cuantos momentos hubiera sido dejarse ir. Pero tambien me siento un poco taruguete por no haberle guardado el respeto debido a una carrera tan extrema en su preparación previa. Agridulce, en total

mayayo oxigeno dijo...

Y tanto que fue testigo, sr Contadordekm. Tanto así que esa foto haciendo el felpudo en plena Plaza de Caín buscando oxígeno no creo que la olvide en mucho tiempo. Igual hasta la amplío y la clavo en la pared con un cartel de advertencia para próximos ultras: ¡NUNCA MAIS! :)

mayayo oxigeno dijo...

Y al señor Rotten, tal honor. Tu si que diste un curso de como se prepara y se corre una ultra hasta el final, majo ENHORABUENA. Carrerón enorme el tuyo en los Picos, ya echaremos unas cervezas para que me des un repaso de como currarmelo mejor pa la próxima

Temas afines:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
http://mayayo.blogspot.com/kgkki5g.html